lunes, 3 de noviembre de 2008

CAMINANDOCUENTOS EN LA FERIA Y EXPOSICIÓN ARTESANAL Y CULTURAL DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS





Fuimos invitados a participar con una contada en la Feria y exposición artesanal y cultural de los pueblos originarios, que se desarrolló en el Museo de Arte Popular José Hernández este sábado 1 de noviembre.
Fue una linda fiesta, compartir una tarde con diferentes culturas... tanto para aprender...
Tanta sabiduría para reivindicar...
Quedamos invitados para el próximo año. Esta vuelta contó Fernandita... pero la próxima, quiero ver otra carita... Igual una parte importante del grupete estuvo presente.
Firmes como rulo de estatua!!

Antes que los cuentos, hubo baile... miren qué belleza!!
Grupo de Danza IKOYEN “El origen de las Mujeres. Mitos del Chaco” dirección Norma Acosta.
Quiero contarles el mito del origen de las mujeres, tal cual lo contó Dora Bordegaray, excelente investigadora, de quién he tomado estas notas y a quién AGRADEZCO profundamente, los libros donados, para llevar a diferentes escuelas rurales, en esta última etapa.
Otra vez GRACIAS, Dora!!


EL ORIGEN DE LAS MUJERES

Eran todos hombres solos; no había mujeres. Los hombres se iban a pescar y dejaban la comida a la orilla del río. Cuando volvían no tenían los víveres. Entonces le pidieron a Elé, el loro, que en esa época hablaba, que cuidase la comida y observáse qué sucedía.
Elé vió que desde el cielo colgaba una soga y por ella fueron bajando las mujeres, y empezó a llamar a los hombres. Las mujeres le tiraron una piedra y desde ese momento Elé tiene el pico doblado y habla mal. Las mujeres embolsaron las provisiones y subieron por la soga.
Los hombres buscaron la ayuda del carancho, que al día siguiente, cuando vió bajar a las mujeres, fue con un cuchillo y cortó la soga.
Las mujeres cayeron a tierra y se hundieron.
Los hombres, en esa época, eran todos animales, como el tatú, el jaguar y otros.
Comenzaron a escabar y cada uno se quedaba con la mujer que sacaba. Pero estas mujeres tenían un desperfecto: tenían dientes abajo, en la vagina, y esos dientes hacían ruido, cosa que les daba miedo.
Uno de los hombres, para ver cómo resultaba, fue con una mujer y los dientes de la mujer le cortaron el asunto.
Entonces, hicieron un fuego grande, y pusieron a las mujeres alrededor, paradas con las piernas abiertas. Le tiraron una piedra a una y le rompieron los dientes.
Parece que a las otras les entró miedo y los dientes se les retiraron. De ahí cada hombre se quedó con una mujer.

1 comentario:

Abejitas dijo...

Viendo el nombre de tu blog no hemos podido resistir la tentación a invitarte a escuchar el cuentacuentos de la colmena.

Aleteos!