domingo, 3 de agosto de 2008

GRACIAS A LOS MEDIOS DE TRENQUE LAUQUEN!!



Por allí estuvimos en radio Omega, con el diario La Opinión, y también nos visitó durante los cuentos para chicos el canal de televisión... para el cual, los chicos, por supuesto, se prendieron!!

María Fernanda Gutierrez: El rescate de la oralidad como tesoro de la cultura nacional
(Sábado 2 de Agosto de 2008 | 12:39 hs.)
La narradora recorre el país contando cuentos como pretexto para recibir narraciones guardadas en el acervo popular.

María Fernanda Gutierrez tiene un oficio delicioso: contar cuentos. Está en Trenque Lauquen adonde llegó invitada por la librería Lecturas que celebra de este modo los diez años de vida comercial.
Hoy estará a partir de las 16 en el local de San Martín 301 junto a un público especial: chicos. A ellos les desnudará parte de su trabajo: Caminando cuentos.
Ayer María Fernanda estuvo en el programa “Cada día” que se emite por radio Omega. Acompañada por Patricia Avalos, explicó a la audiencia que está recorriendo el país. “El pretexto es contar cuentos, pero en realidad lo que busco es escuchar. Escuchar leyendas, creencias, supersticiones que conforman el basamento de las distintas culturas. El proyecto es reu-nir todo ese material en un libro que después vuelva al mismo lugar donde se nutrieron sus páginas.”
Agrega que la magia de la oralidad no reconoce fronteras, que por más que se piense que la computadora o los juegos electrónicos puedan haber avasallado la frescura interior del chico y su capacidad de imaginar, ésta siempre está “hay que saber buscarla, despertarla, estimularla.”

LAS CREENCIAS
La entrevistada nombró a la zona de Oberá (Misiones) como uno de los sitios que más la impresionó. Contó cómo los chicos le narraban antiguas creencias que ellos tienen como absolutamente ciertas. “Una fue la del yací-yateré. Lo piensan como un pájaro que se lleva a los chicos que salen a la hora de la siesta, cada uno te lo describe distinto: más grande, más chico o con zapatitos de nene. Lo más curioso fue que cuando los chicos se fueron, una maestra me llamó para asegurarme que ella, de niña, lo había visto...”. Explica la narradora que para que “el pájaro” no se lleve a los chicos, éstos no tienen que contestar a su llamado. Si lo hacen se los lleva al monte...
El yací-yateré es muy útil para las madres por cuanto a los chicos les gusta escaparse a la hora de la siesta; esto en todas partes. Por eso en la zona de Entre Ríos hay otro ser que cumple la misma función. Y otro tanto pasa con el duende Pombero.

LA VIUDA
María Fernanda ha estado también trabajando en la zona de la Puna y allí se encontró con el mito de la viuda.”Se trata de una mujer que acecha a los hombres en los caminos, senderos y atajos; se sube al anca del caballo y ahí se queda. Si el hombre no le habla, llega un momento en que se baja.”
Enlaza esta leyenda con las brujas que se reúnen en la cueva de la Salamanca (una leyenda que subsiste en varias provincias) “...pero son (brujas) bastante buenas, no tienen ningún atributo que dé miedo. En el fondo es una revalorización de la mujer, de la mujer sabia que conoce los secretos de la vida, de la naturaleza, que descifra los ciclos de la luna y sus influencias. De hecho, no es despectivo llamar bruja a la mujer...”.

Desconfían al grabador
María Fernanda Gutierrez cuenta que le gustaba escribir desde muy chiquita. Luego se alejó de la palabra escrita, volvió y ahora eligió este sendero de “caminar cuentos”.
Narra que muchas veces para recoger oralidades debe recurrir a la conservación de lo escuchado en la memoria y volcarlo rápido al papel “hay gente, sobre todo los más viejos, campesinos, indios que le desconfían al grabador “...recurro a un MP3 que como es tan chiquito me lo cuelgo del cuello y lo tapo con la ropa.” Se necesita paciencia para respetar sus tiempos “y también ayudarse con la mirada; no sólo escuchar; también hay que ‘ver’ lo que nos están contando” detalla la mujer.
La mujer es porteña de nacimiento y tras haber migrado por distintas regiones del país, ahora vive en el sur “...en un pueblito de 90 habitantes, pero ni siquiera ahí, estoy cerca, pero en el campo.”
En el fondo es una moderna juglaresa que ahonda en lo más profundo del sentir de los distintos pueblos que conforman la cultura nacional. Una guardadora de riquísimas tradiciones que sobreviven al progreso y que deben ser rescatadas. Siempre les hará falta a las madres un duende Pombero (foto), un yací yateré o una solapa para asustar a los chicos a hora de la siesta.

María Fernanda, una trotamundos al rescate de la cultura oral.


1 comentario:

nati dijo...

que bueno!! felicitaciones!
nati